"El recinto está siendo sometido a obras", indicaron los responsables de prensa de la Cámara de Senadores cuando los reporteros gráficos pidieron explicaciones de por qué no se les permitía ingresar para cubrir el segundo informe de gestión del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Antes de atravesar el Salón Illia, los fotógrafos se enteraron de la noticia: no se les permitía ingresar al recinto por orden de Michetti, y los responsables de prensa les informaron que sería el propio equipo oficial el que proporcionaría el material periodístico.


Así y según la agencia de noticias DyN, al menos cuatro fotógrafos oficiales, tres de la presidencia del Senado y uno de la Jefatura de Gabinete, pudieron ejercer sus funciones 'libremente' mientras hablaba Peña, y ese material y una probable edición y elección antes de distribuirlo, reflejará la visión del Gobierno Nacional sobre lo ocurrido en el Senado.

En realidad, aunque contrarió a la mayoría de los reporteros, a pocos sorprendió luego del material fotográfico que el Gobierno se encargó en exclusiva de distribuir a la prensa: la cobertura de la presencia de Mauricio Macri en Nueva York, el presunto timbreo en General Las Heras y hasta las escandalosas fotos en el colectivo de Pilar, todo un montaje cinematográfico.

En esta nota