"El Instituto Nacional de Cinematografía funcionará como ente autárquico", reza el primer artículo de la Ley de fomento de la actividad cinematográfica nacional. Este es el principal argumento que usan actores y directores de cine para explicar que las producciones no se financian con "el dinero de los jubilados y maestros".

LEER MÁS: Estatales ocupan el Ministerio de Hacienda porteño por salarios

Sin embargo, Pablo Duggan buscó deslegitimar el reclamo tras el desplazamiento de Alejandro Cacetta en el INCAA. "Es mentira que se autofinancia", lanzó.

Embed

En esta nota