La fiscal de instrucción Silvana Russi pidió a la AFIP las declaraciones juradas de Mauricio Macri y Juliana Awada para investigar posibles inconsistencias. La causa, que tramita en el fuero ordinario a la par de los Panamá Papers, se inició a raíz de una denuncia de Gabriela Cerruti el año pasado.

Cerruti advirtió irregularidades al comparar las distintas presentaciones de Ciudad y de Nación. "De su simple confrontación surge la existencia de diferencias sustanciales entre los activos y pasivos declarados. Lo que indica que estaríamos frente a una omisión maliciosa", sentenció la dirigente de Nuevo Encuentro.

LEER MÁS: Las trabas de Macri que hicieron caer la investigación de los Panamá Papers

La hipótesis que maneja Russi es la de supuesta omisión maliciosa en la declaración de los bienes. Por esto, le requirió a la PROCELAC que compare ambos formularios.

La fiscalía ahora solicitó, además, las declaraciones juradas presentadas Macri y Awada entre 2010 y 2015. “La declaración jurada del Presidente fue presentada unas semanas después de que estallara el escándalo de los Panamá Papers a mediados de mayo de 2016. A pesar de que el presidente negó en un principio tener participación en la empresa Fleg Traiding LTD en la que aparece como vicepresidente, investigaciones ulteriores fueron aportando datos e información sobre su rol en la empresa”, exclamó en el portal Nuestras Voces.

Este expediente es independiente que el que aún está en manos del juez penal federal Sebastián Casanello, quien pidió escindir su causa y una remitírsela a Russi, mientras que la otra parte al fuero penal económico.

En esta nota