El fiscal Federico Delgado procesó a Ricardo Jaime por administración fraudulenta agravada y cohecho ante la compra a España y Portugal de trenes en mal estado. El ex secretario de Transporte cuenta con prisión preventiva hace un año por la causa y tiene otras tres condenas en su contra.

Junto con Jaime, la Fiscalía pidió la elevación a juicio oral del consultor y asesor de la Secretaría de Transporte Manuel Vázquez (ya con prisión domiciliaria); el consultor Ignacio Julián Soba Rojo; y el inspector de la Subgerencia de Concesiones Ferroviarias de la CNRT Ricardo Testuri. Los hechos datan de 2004, aunque la investigación inició en junio de 2013, tras un informe de la Auditoría General de la Nación (AGN).

De acuerdo al documento al que accedió El Destape, los procesados “pensaron una estafa y la ejecutaron. Armaron un escenario que permitió generar pagos ilegales desde el Estado nacional. En este caso, a través de la adquisición de material rodante en mal estado”. Los acusados importaron vagones de España y Portugal con sobreprecios y en mal estado, que luego debían ser refaccionados en el país, pero una gran parte no pudo ser restaurada.

En concreto, el 44% del material rodante adquirido se encontraba fuera de servicio, deteriorado, sin que se hubieran realizado las tareas de reparación necesarias para su uso. Además, el pago por algunas unidades superó entre un 117% y un 171% el valor ofertado por RENFE, la operadora ferroviaria española.

LEER MÁS: Denuncian a Mauricio Macri por fraude en la renovación del Tango 01

En la narración de los hechos, el titular de la Fiscalía 6 en lo Criminal y Correccional Federal explica que los exfuncionarios “primero se aprovecharon de la necesidad de recomponer los trenes. Luego de la necesidad de crear trabajo mediante la reactivación de los talleres ferroviarios. Con esa excusa compraron materiales en desuso y mal estado. Entre medio de ello, metieron a los ‘consultores’ para justificar el desvío del dinero. Finalmente, para que todo parezca legal hicieron opinar favorablemente a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte”.

“Como conclusión de la historia, se demostró que todo era mentira: no se reactivaron los talleres, los trenes no mejoraron, pero el Estado fue víctima de un saqueo”, definió Delgado.

Jaime se encuentra en el complejo penitenciario federal de Ezeiza desde abril de 2016, cuando lo decidió el juez Julián Ercolini. El magistrado temía la fuga del exfuncionario por las otras tres condenas en su contra debido a causas vinculadas con la corrupción.