Una denuncia contra el diputado nacional por Tucumán José Orellana ante la justicia penal porteña por el delito de abuso sexual se coló en la sesión especial de la Cámara baja, donde se reclamó su destitución.

Al inicio del debate, la diputada del Partido Socialista Gabriela Troiano solicitó que la Cámara baja expulse a Orellana en base lo establecido por el artículo 66 de la Constitución Nacional para casos de "inconducta, desorden de conducta o inhabilidad moral", a partir del episodio que denunció una asesora suya.

Al tomar la palabra durante una cuestión de privilegio concedida por el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, Troiano remarcó que existe una "denuncia penal de una empleada administrativa que fue abusada sexualmente" en uno de los anexos del Congreso.


Por lo tanto, pidió al Congreso que aplique la "máxima penalidad" contra diputados que incurren en "casos de violencia de género", si bien reconoció que primero Orellana podrá hacer uso del "derecho a defensa".

"Solicitamos a este cuerpo que tenga la defensa necesaria que la víctima requiere y que debata la necesidad de que esta persona tenga su derecho a defensa pero también tenga la máxima penalidad de este cuerpo ante los casos de violencia de género que se exacerban cada día mas en este país, y en el cual nosotros como funcionarios públicos tenemos una responsabilidad mayor", sostuvo.

Según se detalla en la denuncia, la víctima se habría acercado al despacho del tucumano a pedido de un empleado de seguridad para que le avisara que en planta baja lo estaban buscando: cuando un asesor de Orellana se retiró a atender a esas personas, el diputado habría avanzado sobre la mujer.

En esta nota