La producción de combustibles descendió 0,6% en los primeros cinco meses del año con respecto a igual período de 2016, según un informe de la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES) difundido. Entre enero y mayo la producción llegó a 8.937 millones de metros cúbicos.

El director de IES, Alejandro Ovando, afirmó que "se espera que el repunte de la demanda y de la producción de energía no sean significativos debido a los recientes aumentos tarifarios de la luz y del gas". El estudio señaló que "la merma se debe a la retracción de la demanda de gasoil relacionada con una actividad económica débil".

En el mismo período se comercializaron 9.935 millones de que significó un 0,5% más que en el mismo período del año anterior, debido a un incremento de los volúmenes vendidos de nafta súper y de aeronaftas.

Las ventas de nafta especial aumentaron un 5,5%, y mantuvieron el crecimiento sostenido en la última década, mientras que las ventas de gasoil cayeron un 3,6%, según el informe de la consultora. El gasoil fue el combustible de mayor consumo con el 54,5% del total del mercado, las naftas especiales treparon al 37,8%; la nafta común al 0,1% y las aeronaftas al 7,7% en proporción al total del mercado.

LEER MÁS: La mitad de las familias porteñas está peor que hace un año

En el periodo considerado las exportaciones de energía llegaron a U$S 902 millones y crecieron un 19,6% respecto del mismo período del año anterior y la recuperación en el precio de exportación de algunos productos energéticos logró compensar la caída sufrida en volúmenes del 19,4%, según el trabajo de IES.

Por la crisis energética se importaron en los primeros cinco meses del año U$S 1.978 millones, lo que implicó un 31,3% de suba interanual como resultado de un incremento en los precios internacionales de los bienes energéticos, ya que las cantidades compradas crecieron 11% en el período analizado.

En esta nota