En el mundo sólo un puñado de países elige a sus representantes de forma electrónica. La mayoría utiliza medios tradicionales para sufragar. Pese a ello, el Gobierno intenta implementarlo en la Argentina.

En conferencia de prensa el lunes, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, reiteró el deseo del Ejecutivo de implementar el voto electrónico para las elecciones presidenciales de 2019 y sinceró que para las PASO “hubiéramos querido votar con la boleta única electrónica”.

Sin embargo, son pocos los casos donde se utiliza. De las 295 naciones en el globo, tan sólo Bélgica, Brasil, Estados Unidos, Estonia, Filipinas, India y Venezuela votan con ayuda de terminales mecánicas.

LEER MÁS: Peña: "El escrutinio fue más transparente que cuando el kirchnerismo lo manejaba"

Más aún, en Alemania se implementó el sistema en 2005 y cuatro años después dejó de utilizarse. La Justicia declaró inconstitucional la utilización de urnas electrónicas porque vulnera la fiscalización del proceso electoral por personas sin conocimientos técnicos.

En Holanda, Finlandia, Irlanda, Noruega y Kazajistán también se discontinuó por razones de seguridad y carencia de anonimato.

En esta nota