La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, volvió a protagonizar este viernes una situación que la debería inhabilitarla por 10 años para ejercer cargos públicos, durante un acto público en San Fernando.

LEÉ MÁS: Gendarmería hizo tareas de inteligencia sobre la familia de Maldonado

El equipo de la cartera que administra viajó con ella al municipio bonaerense de San Fernando, donde mostraron un avión del empresario Lázaro Baez que la Justicia entregó a la Policía Federal.

Durante el acto, que se encargó de vincular al detenido como testaferro del matrimonio Kirchner, la ministra hizo una mención especial: "Hemos querido que esté presente Graciela Ocaña, la invitamos también a Carrió pero no pudo venir. Son dos de las personas que han luchado fuertemente contra la corrupción y han denunciado desde el primer día a Lázaro Báez. Queríamos reconocerle a Ocaña y Carrió, que no ha podido venir pero que está presente, porque siente que ésto es devolverle a los argentinos una parte de lo que se llevaron y se robaron".

Embed

Según el Código Electoral, en su artículo 64 quater dice explícitamente que "durante la campaña electoral, la publicidad de los actos de gobierno no podrá contener elementos que promuevan; expresamente la captación del sufragio a favor de ninguno de los candidatos a cargos públicos electivos nacionales".

Graciela Ocaña encabeza la lista de diputados nacionales en la provincia de Buenos Aires, en tanto que su vieja archirrival, Elisa Carrió, hace lo propio en la Capital Federal.

Además, el artículo 133 bis aclara que "los funcionarios públicos que autorizaren o consintieran la publicidad de actos de gobierno en violación de la prohibición establecida en el artículo 64 quater, serán pasibles de inhabilitación de uno (1) a diez (10) años para el ejercicio de cargos públicos".

En esta nota