La estadía de Mauricio Macri en Nueva York y su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas tuvo de todo: desde chistes fallidos, momentos incómodos con presidentes y ex presidentes del mundo y hasta un papelón internacional.

Sin embargo, Macri dijo que en una escala de 1 a 10, el balance de sus tres días en Nueva York es "10", ya que pudo transmitir al mundo "la coherencia" de lo que se está haciendo en Argentina y sintió el entusiasmo y el interés que genera la Argentina.

"De 1 a 10, es 10", dijo el Presidente en una ronda de prensa con medios argentinos con la que dio por concluida su agenda en Nueva York, donde hasta el último minuto tuvo actividad oficial en Naciones Unidas y encuentros bilaterales con empresarios del mundo que quieren invertir en Argentina.

Macri pasó sinsabores en su gira por ese estado norteamericano, donde tuvo un momento incómodo con el premier ruso, Vladimir Putin, por un chiste que realizó el mandatario argentino que no le agradó. Situación similar vivió Macri con Bill Clinton en otro chiste fallido.

Y como corolario Macri fue protagonista de uno de los mayores papelones internacionales de un presidente argentino en los últimos 15 años.

Fue al afirmar que había conversado con la primer británica de abrir el diálogo por la soberanía en Malvinas, un hecho que hubiera sido histórico. Pero salió la propia Canciller argentina y hasta el Reino Unido a desmentirlo. Hoy se dio a conocer que hasta Macri salió a desdecirse.