El gremialista gastronómico Luis Barrionuevo blanqueó que hay que "aguantarlo" al presidente Mauricio Macri pese a que reconoció que cerraron más de 2 mil locales gastronómicos y que firmó una paritaria por debajo del índice de inflación.

Pese a este panorma, Barrionuevo afirmó que este jueves debe ser un límite para decidir si habrá o no paro nacional de la Central General del Trabajo (CGT). "Los que más aportamos acá fuimos los trabajadores que firmamos a la baja de la inflación. La CGT tiene que discutir esto con los que manejan la economía y con el que le hace el oído al Presidente, que es el jefe de Gabinete. Si no hay respuesta, hay paro", advirtió en Animales Sueltos (América TV).


Asimismo, señaló que "el panorama que te cuentan los intendentes del conurbano no es bueno porque ya se empezó a abrir comedores y a dar comida". Sobre esto, disparó contra los funcionarios del gobierno nacional por no estar en la calle. "Ninguno de estos recorrió un barrio. ¿Te crees que tocar un timbre es recorrer un barrio?", aseguró.

"Los que más aportamos acá fuimos los trabajadores que firmamos a la baja de la inflación"

"Todo es plata, tienen que desparramar algo de plata hacia los que más necesitan. Acá hay cuatro gremios que cerraron por seis meses, se tienen que sentar y decir 'yo firmé por el 20 por ciento y la inflación es del 42 bueno acá tenemos que negociar esos 22 puntos'", explicó el gremialista.

Pese a este panorama negativo, lanzó.: "Me deben 14 puntos de los 34 que firmé. Me cerraron dos mil establecimientos gastronómicos. Hay que aguantarlo, pero tiene un límite".

Embed