A un año de haberse sometido a una cirugía por un cáncer de próstata, el director teatral Pepe Cibrián Campoy anunció a través de su cuenta de Facebook con en una carta dedicada a Georgina Barbarossa, con quien se peleó tras protagonizar Lord, que tiene “un nuevo cáncer”.

En una extensa carta, el dramaturgo reveló que a pesar de haberse operado en agosto de 2016, el cáncer ha vuelto.

También, anunció que “tienen que comenzar a radiar el 22 de este mes”, tras el estreno del musical Sherlock.

En la carta, Pepito nombra a Georgina Barbarossa, con quien protagonizó este año la obra Lord en el teatro Astral y se peleó luego de que descartaran una gira. Para ella, Pepito no quiso hacer la gira porque “no tenía ganas” y porque “es un exitista”, a pesar de que la obra no había funcionado como se esperaba.

En la carta Cibrián le explica a la actriz por qué no hizo la gira.

“Y escribo porque la vida, brutalemente mágica, hizo que me descubrieran una micromilicrometica célula dentro de mi ex –próstata, de origen cancerígeno, en donde se suponía todo ya estaba bien, gracias a los permanentes controles”, señala en la publicación.

LEÉ MÁS: Pepe Cibrian: "Vendo nuestra casa, somos pobres"

“He tenido y tengo una vida maravillosa y si me tuviese que ir antes de tiempo, nada trágico, solo me dolería mucho no ver crecer a Santiago, a mi parque, y mis perros”, se lamenta el director.

LA CARTA COMPLETA:

“Georgina, no es así.

Sucede a veces, en el ser humano, en donde cierto acto penetra en tus psiquis y va mucho mas allá del acto o de la persona que lo haya perpetrado.

Tampoco esto quiere decir que la imagen de esta persona, o la acción llevada a cambio, no te siga motivando sensaciones.

En este caso, no buenas.

Y escribo porque la vida, brutalemente mágica, hizo que me descubrieran una micromilicrometica célula dentro de mi ex –próstata, de origen cancerígeno, en donde se suponía todo ya estaba bien, gracias a los permanentes controles.

Y gracias a ellos descubrieron que la cabrona se había escondido. Claro que tienen que comenzar a radiar el 22 de este mes, luego del estreno de “Sherlock y el guante rojo”.

¿Qué sensación? Miedo. Lógico. Coherente.

Supongamos estuviese aquí en Pilar y creyera escuchar rugidos de leones, podríamos deducir que estoy alterado. Ahora bien, si estuviera en Kenia en la jungla en una carpa y escuchara los mismos rugidos diríamos estoy lúcido.

Pero el temor a los rugidos no desaparecen por estar mas o menos lúcidos.

Hay que atravesarlos. Y de allí nuevamente, ya en mi caso sin dedo en el culo, la prevención y exámenes permanentes permiten el tránsito mucho mas seguro hacia la curación.

El martes, como hace dos años, LALCEC (Liga Argentina de Lucha Contra El Cáncer) ya con 96 años de trayectoria ayudando a pelear contra este flagelo , nuevamente realizará un simposio en La Rural en donde, como anteriormente, he sido invitado a participar. En el primero fue en carácter de un oncológico paciente en estado de curación. Y en este caso como paciente en estado oncológico.

Estas invitaciones me causan más que honor y no tendré pudor alguno, ¿cómo tenerlo? En exponerme, una vez mas, para intentar aportar ayuda a mi gente. Es mi gente. Son mi gente.

Solo deseo que a diferencia del anterior las autoridades nacionales de todas las áreas de salud hagan acto de presencia y participen. Que expongan los planes ante la gente. El año pasado no vinieron y tuve el honor de estar sentado al lado de la ministra de salud del Uruguay, y la presencia del presidente uruguayo Tabaré Vazquez.

¿Nuestros ministros? Brillaron por su ausencia.

El temor existencial de la vida o la muerte, ya sabemos, es el que existencialmente mas nos enfrenta a eso desconocido. Todos llegaremos a eso, frase tan repetida. Pero podemos evitar llega mas temprano.

Esta nota puede le aburra a algunos. Esta nota es menos ‘divertida’ que mis instagrams delirados en donde me río, a pesar ‘de’, y disfruto creyendo o leyendo que ustedes lo hacen también.

Por lo cual, ¿es obsesión la que tengo con Georgina? Si.

Porque me sigue siendo tan difícil de entender que haya dicho en ese maldito WhatsApp que mi motivación, la mía, no la de la producción, de no hacer la gira de mi musical ‘Lord’ no era por mi cansancio, estado de convulsión y agotamiento. Que eso era una ‘excusa’.

Georgina, enterate, tengo cáncer.

Por lo cual deberías haber, vos y todo el elenco, creído en ellas. Porque no miento ni lo hice nunca Georgina. Nunca te mentí a vos. No mentí al exponerme en el Senado de nuestra nación. No miento al quejarme del anterior y de este actual gobierno.

A veces hay mentiras piadosas. No soy perfecto. Pero no mentí, Georgina. Y lo seguiré repitiendo pues al hacerlo exorcizo.

Sería bueno que se enterara Georgina claramente pues cuando uno lleva 40 años de amistad y se enfrenta a la no confianza del ser amado, es casi un cáncer.

Pero, aclaro, de ambos podemos salir sanos. De uno, olvidándome dejando pasar el tiempo. Del otro, el mas serio pues esta en juego tu vida, tratándote. En ambos casos no sé si se puede salir airoso.

Ya que ni es fácil desprenderse de 40 años ni si el tratamiento será todo lo exitoso que me dicen será. Grandes expertos. Eminencias a las que nuestra gente, el pueblo, no puede acceder . Y eso si es terrible.

Sería bueno fuesen a La Rural el martes para apoyar a LALCEC.

Sería bueno no mentir sobre la no mentira.

Sería bueno decir fuerte: ¡tengo cáncer! Pues ayuda a otros y te ayuda a vos.

Sería bueno al tener una aflicción tal el que no nos mientan tampoco para así, con el valor que implica defender la vida, salir a lucharla.

¿Si tiene que ver Georgina con este mi segundo cáncer? Mucho. Ambos eran imprescindibles.

Cuídense. Por favor, nadie me tenga lástima. Eso no lo necesito.

He tenido y tengo una vida maravillosa, y si me tuviese que ir antes de tiempo, nada trágico, solo me dolería mucho no ver crecer a Dantiago, a mi parque, y mis perros.

Y ver salir a mi país hacia un futuro mejor.

Eso me dolería.

El resto de mis amores y afectos están siempre incluidos y ustedes claro.

¡Que exagerado y de golpe bajo Pepe!

No, en absoluto.

Solo realista.

Y no miento.”

En esta nota