Para el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el escrutinio provisorio “fue más transparente y más veloz que cuando el kirchnerismo lo manejaba”. Opinó que el problema del sistema de recuento de votos se solucionaría con la boleta electrónica. Pese al bochorno, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que la carga de datos “se hacía sin ningún tipo de especulación”.

En conferencia de prensa conjunta desde la Casa Rosada, Peña le respondió a la precandidata a senadora de Unidad Ciudadana Cristina Kirchner por sus críticas al lamentable conteo, que primero la mostraba segunda con una gran brecha respecto al primero, el representante de Cambiemos, Esteban Bullrich. Al respecto, el jefe de los ministros consideró que “es un extremo de cinismo al que estamos acostumbrados, ya que aquellos quienes usaron este mismo sistema en 2013 y 2015 hoy lo estén denunciando”.

“Fue más transparente, más veloz y con menos problemas que cuando el kirchnerismo lo manejaba”, creyó Peña. Al respecto, Frigerio, último responsable de la contratación de Indra como compañía para el escrutinio provisorio, insistió con que “la carga se hacía de acuerdo a la llegada de los telegramas sin ningún tipo de especulación”.

LEER MÁS: Tras el bochorno, las mesas que faltaron contar en Provincia

Respecto a lo que el Gobierno mostró a última hora como un “empate técnico” en la provincia de Buenos Aires, Frigerio ponderó que “es muy sano esperar al escrutinio definitivo para saber quién ganó y quién perdió”. “Esta es una elección que tuvo algunas mejoras concretas. No todo lo que hubiéramos querido; hubiéramos querido votar con la boleta única electrónica”, sinceró.

Por otro lado, el titular la cartera del Interior sinceró que para los comicios generales se debatirá la plataforma electoral. “Vamos a vincular ahora en la campaña las propuestas. Las PASO las usamos para presentar a los candidatos”, admitió.

En esta nota