Le confessioni
Roberto Andó
Ambientada en Alemania, en un hotel de lujo donde está a punto de reunirse un G8 de ministros de economía dispuesto a adoptar una medida secreta que tendrá consecuencias muy graves para algunos países. Junto a los hombres de estado se encuentran también el Director del Fondo Monetario Internacional, Daniel Roché, y tres invitados: una célebre escritora de libros infantiles, una estrella de rock y un monje italiano, Roberto Salus. Pero ocurre un hecho trágico e inesperado y la reunión debe ser suspendida. En un clima de inseguridad y temor, los ministros y el monje afrontan un desafío aún más profundo en torno al secreto. Los ministros, de hecho, sospechan que Salus, a través de la confesión de uno de ellos, se ha enterado de la terrible maniobra que están a punto de lanzar y lo instan, en todos los sentidos, a decir lo que sabe. Pero las cosas no resultan tan fáciles: mientras el monje –un hombre paradójico e inquietante, esquivo en muchos aspectos- se convierte en firme custodio del secreto de confesión, los hombres del poder, invadidos por los remordimientos y la incertidumbre, comienzan a dudar...

El (im)posible olvido
Andrés Habegger
El cineasta Andrés Habegger, recupera la historia de su padre periodista y militante de Montoneros, desparecido en el Brasil durante la última dictadura cívico militar, la historia de su ausencia, a partir de sus diarios infantiles recuperados.
Andrés Habegger es director y docente, autor de los documentales "(H) Historias cotidianas", "Cuando los santos vienen marchando". "Imagen final", el documental colectivo "D-Humanos" y "Cirquera", con Diana Rufkus, ademas de producciones para televisión.

La noche
Edgardo Castro
Abasto, mediados de 2013. Martín (43 años) atraviesa la noche porteña como un sonámbulo, con un alma hecha polvo que a duras penas le sigue el ritmo en su eterno y sórdido –aunque tristemente rutinario- derrotero entre travestis, dealers, taxiboys, putas, trasnochados, afters, pooles, bares y telos que son los decorados de su historia. La Noche narra a través de varias crónicas esta odisea absurda y espiralada. Cada una de ellas con sus personajes, sus escenarios, sus desencuentros y un común denominador: el hastío. Martín en la noche que desborda el día, en encierros de tardes, en giras que parecen infinitas. El sexo, la droga, los gestos de afecto, todo lo que parece perseguir un sentido se licúa en derroche o promiscuidad.
Lo explícito de ciertas situaciones en este film, borra cualquier atisbo de diferencia entre aquello que es real y aquello que es ficción. Todo film nace de la experiencia, y este también.

Maldito seas Waterfall
Alejandro Chomski
Luego de pasar una de sus crisis asmáticas a los 30 años, Roque Waterfall (Martín Piroyanky)retoma su vida improductiva –vive de una pequeña renta heredada de su familia- cuando conoce a un intelectual nihilista alemán, Hans Hofer (Rafael Spregelburd).
Hofer se encuentra en Buenos Aires para hacer un documental sobre gente que no tiene nada, pero decide en cambio hacerlo sobre alguien que no hace nada. Sobre un individuo totalmente improductivo, sin motivaciones ni ambiciones de ningún tipo. En simultáneo al proceso de rodaje del documental, a Waterfall se le cruza una mujer (Juana Schindler) cuya sensualidad y encanto lo estimulan momentáneamente a interrumpir esa vida sedentaria que tanto placer le produce, y para tener junto a ella la ilusión de una vida más saludable. La yuxtaposición entre el material documental -en blanco y negro- filmado por Hofer sobre la vida "taoísta" de Waterfall, y la vida ficcional-real de Waterfall, conforman esta parodia sobre el mecanismo de creación de las películas documentales, los ideales artísticos de juventud y el sentido de la vida. En plena era de la ansiedad, en esta sátira social una extravagante galería de personajes sobreviven como pueden a sus monstruos internos.

En esta nota