El ex jefe de Inteligencia y ex secretario general de la Presidencia Oscar Parrilli desmintió este lunes que durante el gobierno de Cristina Kirchner se haya ordenado "apretar" jueces, tal como surge de una nueva escucha telefónica aparecida en las últimas horas, y sostuvo que se trata de "una conversación privada" donde utilizan "términos propios de una relación personal".

En ese sentido, recordó que ya hizo una denuncia penal contra quienes supuestamente filtraron las conversaciones telefónicas mantenidas con la ex presidenta y advirtió que "es el Poder Ejecutivo actual el que aprieta jueces".

"Se trata de una conversación privada. En una conversación privada, uno utiliza términos propios de las relaciones personales. Cuando ella dice 'apretar', estamos haciendo lo que siempre hicimos, que es reclamar a los jueces que investiguen a Stiuso", explicó.

En declaraciones a radio Rivadavia, Parrilli contó que el kirchnerismo presentó "seis o siete denuncias" contra el expía Antonio Stiuso e insistió con que lo que hacían en esa charla era "reclamar y exigir que esas causas tuvieran algún resultado".

De acuerdo a nuevas conversaciones privadas filtradas por el Canal Amércia, Cristina le pidió a Parrilli "salir a apretar a los jueces" que tenían causas contra Stiuso para que las agilicen.

Parrilli advirtió que las escuchas son utilizadas "para seguir adelante contra esta campaña de desprestigio y persecución contra la Presidenta (sic)", y recordó que cuando se difundieron meses atrás la primera tanda de escuchas, denunció a quienes cree que son los responsables de las filtraciones.

"En primer lugar, el juez (Ariel) Lijo o algunos de sus secretarios. En segundo lugar, desde (el juez Ricardo) Lorenzetti, toda la cadena de mando de la Dirección de captaciones de telecomunicaciones de la Corte Suprema. Y en tercer lugar, (Gustavo) Arribas y (Silvia) Majdalani, los titulares de la AFI, que son los que efectivizaron las escuchas. Ellos son contra quienes he accionado denunciándolos por este delito que, lo más grave, se sigue cometiendo", aseveró.

Y aseguró que "el Poder Ejecutivo actual es el que aprieta a los jueces" y recordó la intención de impulsar un juicio político contra los magistrados federales Eduardo Freiler y Daniel Rafecas, o el pedido de juicio político con los camaristas que fallaron a favor de la paritaria en el sector bancario.

En esta nota