En la Ciudad de Buenos Aires ya hay más de 200 cámaras de tránsito que buscan infracciones a la normas para luego cobrar multas.

Los cámaras identifican a los conductores que violan el control de velocidad, la luz roja, circulan por zonas prohibidas o invaden la senda peatonal.

Una nota del diario Clarín revela que Buenos Aires tiene una gran cantidad de cámaras por habitante. La Capital Federal supera largamente a Montevideo (30 cámaras, una cada 50 mil personas) y Santiago de Chile (la misma tasa, con 100 cámaras para 5 millones de habitantes).

La ubicación de las cámaras es un tema de polémica. En la Ciudad de Buenos Aires, a diferencia de otros distritos, no hay un registro de dónde se encuentren las cámaras. Esto motiva el pensamiento de que son utilizadas para recaudar y no como un sistema preventivo.