Bajo el título Un tercio de la población es esclava, el periodista Jorge Lanata insistió con el viejo concepto de que la ayuda a los pobres es clientelismo, de que no importa la pobreza en sí sino en sostenerla para fines políticos.

En ese sentido, si bien reconoce que el macrismo en diez meses de gestión llevó a la pobreza a 1,4 millones de personas, minimiza su importancia al sostener que "la búsqueda del culpable nunca tendrá resultados".

"La pobreza estructural nace en un sistema que la necesita: el clientelismo es la demostración más pornográfica de esa situación, esa relación que envilece a ambos: al Estado que da y al pobre que recibe a cambio de nada. El intendente que reparte puestitos que resultan, en el fondo, un subsidio de desempleo encubierto. Puestitos de unos pocos miles: los suficientes para que la mierda les llegue al cuello pero no los tape. Mano de obra barata para los actos, segunda o tercera generación de desocupados que se saben definitivamente afuera", afirma Lanata en su columna de opinión de este sábado en Clarín.

Y añade: "Es obvio que los gobiernos no pueden desinteresarse del problema, pero también lo es que toda la sociedad civil debiera actuar: un tercio de la población es esclava. ¿No alcanza para que hagamos algo?".


En esta nota