El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, salió a defender en el Senado al polémico proyecto de voto electrónico. Ante el riesgo de que el FpV-PJ realice modificaciones y saque al chip RFID de las boletas, el integrante del gabinete macrista les reclamó "acelerar los tiempos" para avanzar con la implementación y así llegar a ponerlo en práctica en el 100% de las mesas para el 2017.

De acuerdo al dirigente desarrollista, hay "un mandato de la sociedad de votar de una mejor manera en 2017 y eso urge la necesidad de resolver esto lo más rápido posible". En esa línea se expresó desde Casa Rosada el apoderado del PRO, José Torello, quien señaló que aquellos senadores que no voten el proyecto tal como viene de Diputados no estarán "a la altura de lo que demanda la sociedad".
Para Frigerio, hay "Un mandato de la sociedad de votar de una mejor manera en 2017"

Frigerio asistió a la Cámara Alta a defender la reforma política que impulsa el Gobierno, e incluye la llamada "boleta única electrónica". El proyecto está en la mira de los senadores opositores, que podrían introducirle modificaciones, como quitarle el chip RFID.

"Venimos discutiendo este tema desde hace diez meses", aseguró el ministro del Interior

En caso de prosperar esos cambios, el proyecto debería volver a Diputados para que se ratifiquen o no esas modificaciones, por lo que se complicaría el plan del Gobierno de aplicarlo en su totalidad en 2017, ya que deben llamar a licitación para el nuevo sistema de votación.

El apoderado del PJ enfatizó que "si puede verificarse el voto de forma remota, el sistema no es aconsejable"

Al presentar su informe ante el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Asuntos Penales, y de Presupuesto y Hacienda, Frigerio enfatizó que "venimos discutiendo este tema desde hace diez meses", pero aclaró que "todo se puede mejorar y enriquecer".

En este contexto, Frigerio enfatizó que "la justicia electoral será la que determine si esa tecnología nos da confianza y asegura el secreto del voto", y remarcó que "no podemos hacer una ley con cada cambio tecnológico".

Las críticas

En la misma jornada, el apoderado del Partido Justicialista, Jorge Landau, quien expresó que "si por
un dispositivo remoto puede verificarse el sentido del voto, el sistema no es aconsejable".

También cuestionó que el candidato a vicepresidente no participe en las elecciones primarias y pueda ser elegido posteriormente, por lo que propuso "un sistema opcional" en el que quien resulte elegido como compañero de fórmula "haya participado en la elección en alguna categoría de esa agrupación política".

En tanto, su par del Partido Socialista, María Elena Barbagelata, propuso que se aplique la boleta única de papel. "La boleta partidaria de papel tiene todos los defectos que conocemos. La opción superadora tiene que ser la boleta única. Antes del mecanismo electrónico, debe definirse la boleta única en papel", afirmó la apoderada del socialismo.