Una nota publicada en el diario El Cronista da consejos para "comunicar la reforma laboral". Diego Dillenberger, el columnista que escribe la nota, asegura que la Argentina es el país "más anticapitalista del mundo" y sostiene que el presidente, Mauricio Macri, hará una "reforma laboral". Por último afirma que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, puede ser un "vocero poderoso e inapelable" por "su condición de lisiado".

El artículo elogia los brutales recortes de derechos en Brasil y los define como parte de una "revolucionaria reforma laboral". Además afirma que hace al país vecino "mucho más competitivo y atractivo para las inversiones que sus socios del Mercosur".

La nota asegura que el gobierno de Macri está comenzando a manifestar que sin una reforma laboral "no hay crecimiento sustentable de largo plazo posible ni efectivo combate a la inflación". Sin embargo alerta que antes deberá tener una estrategia de comunicación, debido a que habrá paros y movilizaciones contra el ajuste.

"Trabajo esclavo, precarización laboral, contratos basura, derechos inalienables, explotación´", son parte de un extensísimo léxico dominado por el sindicalismo, el peronismo y la izquierda", afirma la nota.

Embed

"Es importante que comprenda que la comunicación para obtener esa reforma es una materia mucho más compleja y que hasta ahora ningún gobierno no peronista pudo aprobar. Incluso la Alianza de Fernando De la Rúa terminó cayendo como consecuencia de la frustrada reforma laboral del ministro Armando Caro Figueroa", escribió Dillenberger, quien es además director de la Revista Imagen.

"Además de los previsibles paros y movilizaciones con los que los sindicalistas presionan y presionarán políticamente contra cualquier intento de reforma, los sindicatos cuentan con una ventaja inestimable: los argentinos hablan su idioma. Por eso Argentina es el país más anticapitalista del mundo", sostiene.

LEER MÁS: Triaca confirmó que buscarán una reforma laboral

Al final de la nota, Dillenberg deja una frase inentendible: "Para empezar las "clases del idioma que hablan casi todos los países", el Gobierno va a necesitar maestros con gran didáctica. De hecho tiene a un ministro de Trabajo de familia sindical y que desde su condición de lisiado podría ser un vocero poderoso e inapelable. Se lo escucha poco".

Por último, asegura que los dirigentes sindicales tienen una imagen negativa del 58 por ciento -según la encuestadora Fuente Primaria- y que el gobierno podría aprovechar esa situación para encabezar "la reforma laboral".