En una resolución que compromete al macrismo, el juez federal Sebastián Casanello le pidió al Gobierno que explique si está negociando con el empresario preso Lázaro Báez un arresto domiciliario a cambio de información.

Casanello es el juez de la causa de la ruta del dinero por la que Báez está preso en Ezeiza. Además, el magistrado envió un oficio al Ministerio de Justicia a raíz de la publicación en el diario La Nación titulada "Lázaro Báez negocia aportar datos a cambio de un arresto domiciliario".

Embed

El artículo dice que Báez "negocia con representantes del Gobierno para brindar información acerca de la causa de lavado de dinero que lo mantiene preso, a cambio de obtener un arresto domiciliario, según dijeron a La Nación altas fuentes oficiales".

Fuentes de la defensa de Báez negaron a la agencia DyN que haya algún tipo de negociación. La fiscalía de Guillermo Marijuan también hizo saber oficialmente que no hay ningún acercamiento. En el oficio al que accedió DyN, Casanello sostuvo que la ley llamada del "arrepentido" prevé "que el acuerdo de colaboración debe ser celebrado entre el fiscal y el imputado y posteriormente sometido al examen del juez para su eventual homologación".

Y "el Poder Ejecutivo no interviene en modo alguno en ningún tramo de la negociación del acuerdo de colaboración, a excepción de las cuestiones vinculadas a la necesidad de garantizar la seguridad" del 'arrepentido'. Casanello resaltó que "la obligación del juez" es "velar por el estricto cumplimiento de las garantías constitucionales" y la "regularidad del proceso, pues todo acto declarado nulo acarrea inevitablemente un notable retroceso en la investigación y un riesgo para su desenlace exitoso".

En esta nota