El embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez, anunció que el presidente argentino, Mauricio Macri, invitó a su par boliviano, Evo Morales, a ver el Superclásico que se disputará entre Boca - River el próximo 16 de abril con el objetivo de "calmar las aguas" tras el escándalo por los decretos del Presidente argentino que modificaron la leyes migratorias y los desafortunados dichos sobre ellos de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Álvarez, hombre cercano al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, admitió no estar de acuerdo con los dichos de la ministra de Seguridad sobre la inmigración boliviana. Además, reconoció el primer mandatario de la Arentina cometió "errores en cuanto a la manera en que se lanzaron los decretos".


La ministra Bullrich, que recibía este lunes a la comitiva boliviana, había salido al cruce del mandatario boliviano al asegurar: "La ley migratoria es la misma que tiene Bolivia". Tras ello, desde el consulado boliviano habían apuntado directamente a la primera dama, Juliana Awada.

El presidente del Senado, José Alberto Gonzáles, reveló que cuando ejerció las funciones de cónsul en Buenos Aires participó en procesos en los que la primera dama -que dirigió la firma de ropa Cheeky-, estuvo involucrada por "trabajo esclavo" por su relación con textileras que contrataban a bolivianos indocumentados.

En esta nota