Tras la conferencia de prensa de Unidad Ciudadana sobre la manipulación del voto en las recientes elecciones, Eduardo Feinmann sacó en vivo al dirigente de Unidad Ciudadana Leopoldo Moreau quien le respondió con sólidos argumentos cada “inquietud” del periodista.

“El voto tiene que tener transparencia y tiene que ser respetado por eso las 1500 mesas tiene que aparecer porque están secuestradas y no explican por qué no aparecen”, arremetió Moreau y aseguró que desde Cambiemos buscaron llevar a cabo “un golpe de efecto publicitario para que esto no saliera”.

Embed

Feinmann, fiel a su estilo, le replicó que “en las PASO del 2015 a las 5.40 de la mañana solo estaba escrutado el 34 por ciento de los votos”, a lo cual, el dirigente político lo cruzó y le explicó que “eso es otra cosa que se le puede atribuir a la lentitud de un escrutinio pero acá no hay lentitud, acá desaparecieron 1500 mesas”.

También, el periodista le recriminó “por qué no denunciaron” las irregularidades en la noche del domingo y Moreau le recordó: “En tres oportunidades dijimos que la fotografía que había presentado el presidente no era la que correspondía la realidad. Cuando festejaron con ese primer resultado donde aparecía Bullrich cinco puntos arriba, eso de a poco fue desapareciendo y esfumando. Cuando vieron que Cristina lo alcanzaba volvieron a parar el resultado. Fue una maniobra muy clarita”.

Además, el dirigente político aseguró que llamó “en tres oportunidades” al ministro de Interior, Rogelio Frigerio, y no le devolvió ninguna llamada.

LEÉ MÁS: La estrategia del Gobierno para no perder votos en las elecciones de octubre

En esta nota