Luego de que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, adelante que quitará los impuestos a los electrónicos, miles temen por sus puestos de trabajo.

En el primer informe de El Destape de este año, Roberto Navarro viajó a Tierra del Fuego para mostrar la delicada situación en las fábricas nacionales ante la liberalización de las importaciones del Gobierno.

Embed

En ese momento, los fueguinos habían expresado su incertidumbre ante las políticas de Cambiemos que habían generado la relocalización de miles y pidieron que Mauricio Macri no siga adelante con la destrucción de puestos de trabajo.

“Antes estábamos en el cielo. Hoy se vive con miedo a todo con la liberalización de las importaciones. Ayer fueron las notebook, hoy no sabemos si van a ser los celulares”, había dicho una de las entrevistadas. “No sabemos qué va a pasar de acá a una semana”, enunció otra trabajadora.

LEER MÁS: La peor cara del macrismo: Dos cuadras de cola por un puesto de trabajo

Esta semana, Dujovne adelantó que rebajará los impuestos para los productos electrónicos y los vehículos. Los celulares, por ejemplo, tenían una alícuota de 17% y ahora será eliminada. Mientras que los autos y motos de gama media pasarán de 10% a 0%.

En esta nota