Este miércoles, por primera vez desde el escándalo de los Panamá Papers, salieron a la luz vínculos entre el grupo Socma S.A. y Omextil S.A., una compañía radicada en Panamá sospechada de haber sido utilizada por la familia del presidente para realizar operaciones ilegales de autocréditos durante la vigencia de los seguros de cambio a principios de los ochentas.

Según informó Ámbito, estos papeles ya está en manos del fiscal federal Federico Delgado y fue aportada por el historiador e investigador de la deuda externa, Alejandro Olmos Gaona (h).

Según los documentos oficiales del Registro Público de Panamá, Omextil S.A. fue anotada el 23 de marzo de 1981 por el estudio de abogados Icaza, González-Ruiz & Aleman. Posee el número de ficha 69.037. La inscripción se hizo en el asiento 6.139 del Tomo 145 del organismo estatal.


El capital inicial fue de apenas u$s 500. Hasta allí no es más que otra de las miles de compañías panameñas, que en muchos casos sirven para evadir impuestos o lavar dinero.

El primero de los vínculos entre Omexil y los Macri es Icaza, González-Ruiz & Aleman. "Es el mismo (bufete) que constituyera otras offshore del Grupo Macri, como Cadocsa, Kagemusha y Fiat Automóviles Interamericana, lo que muestra una absoluta identidad en cuanto a las formas operativas de recurrir al estudio que junto con el Mossak-Fonseca, constituyen las firmas que se ocupan de la constitución de este tipo de sociedades", alertó Olmos ante el fiscal, y según pudo saber este medio.


En esta nota