La Nación volvió a generar polémica por un editorial. El diario ahora fue con todo contra la aprobada en la Provincia ley de paridad de género, que obliga a integrar las listas para las elecciones por mitad hombres y mitad mujeres.

"Pocas veces se ha visto una medida tan poco razonable", arranca el lamentable editorial de este conservador diario, que a lo largo del Gobierno de Cambiemos desde sus editoriales apoyó la flexibilización laboral, la vuelta de los militares y pidió liberar a los condenados por delitos de lesa humanidad

La crónica continúa: "El asombro parte de la disposición constitucional prevista en el artículo 16 de la Ley Fundamental, cuando expresa que "todos sus habitantes son iguales ante la ley y admisibles en los empleos públicos sin otra condición que la idoneidad", sin prerrogativas de sangre ni de nacimiento". Y expresa La Nación: "Con la demagógica disposición que comentamos, si hubiese 100 cargos en disputa y uno de los sexos reuniera a los 60 ciudadanos más idóneos, habría diez de ellos que no podrían acceder, pues serían suplantados por la mitad que accede obligatoriamente por cuestión de género".

Embed

En uno de los párrafos más insólitos, afirma: "Indudablemente, la modificación no tiene en cuenta al elector, a quien no debería preocuparle si sus representantes son hombres o mujeres, sino si los elegidos son los más capaces para el cargo que aspiran a desempeñar; éste es el criterio razonable y lógico: la capacidad y el voto ciudadano que los apoya y en quienes sus conciudadanos confían".

Y realiza una comparación antológica: "Como ciudadanos, sabemos que no podemos elegir a un menor de edad para un empleo -por lo menos hasta que no se cree el "cupo infantil"-, pero resulta difícil entender que se pueda elegir sólo un 50% de mujeres o un 50% de los hombres".

Para cerrar, además, cuestiona el rol de la mujer en la política: "Otro de los puntos por tener en cuenta es cuántas mujeres participan hoy en política. ¿Tienen todos los partidos las suficientes candidatas como para completar la mitad de los cargos de todas las listas? O, como ocurre actualmente, a falta de candidatas, ¿esos puestos se seguirán cubriendo con esposas, novias, hermanas o amigas de legisladores y funcionarios públicos?".

En esta nota