Tras aprobar resoluciones ejecutivas durante toda la semana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a redoblar la apuesta y firmó este viernes varios decretos para regular el flujo de entrada de inmigrantes en su país e institucionalizar la norma de "investigación extrema" sobre las personas procedentes de Oriente Medio.

Mediante esas pesquisas, EE.UU. analizará de manera exhaustivas si los extranjeros de esa parte del mundo tienen antecedentes penales o mantienen vínculos con organizaciones terroristas.


Según explico el mandatario norteamericano, estas medidas permitirán "mantener fuera de Estados Unidos a los terroristas islámicos radicales". Para ello, se prestará una mayor atención a la revisión de los antecedentes de aquellas personas indocumentadas y de los solicitantes de visado estadounidense que provengan de países y regiones donde proliferan las organizaciones terroristas islamistas.

A su vez, el jefe de Estado firmó también este viernes un decreto para realizar "una gran reconstrucción" de las Fuerzas Armadas estadounidenses, donde se contempla el desarrollo nuevos vehículos de combate y transporte militar, así como nuevas herramientas y equipación para los soldados.

En esta nota