El presidente Mauricio Macri volvió a tener una fría bienvenida en la Plaza de Mayo.

Esta vez, fue por la recepción al Tedeum por la fecha patria del 25 de Mayo. Pero hubo una asistencia ínfima de personas que fueron a saludarlo.

Menos de cien personas asistieron a darle la bienvenida a Macri a una plaza vallada y militarizada. Es que el Gobierno trató de ponerle un candado a la plaza para evitar algún tipo de protesta.

Eso se vio en las imágenes de los canales de televisión, donde la caminata habitual de Macri y su comitiva estuvo rodeada por unas pocas decenas de personas que se acercaron a la Plaza.

Macri caminó desde Casa Rosada hasta la Catedral Metropolitana, acompañado por su esposa, Juliana Awada, el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, la vicepresidenta Gabriela Michetti, el presidente de la cámara de Diputados, Emilio Monzó y el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, entre otros funcionarios de primera plana. La gran ausente fue la líder de la Coalición Cívica, la diputada Elisa Carrió.

La situación contrasta con las masivas festividades que el kirchnerismo organizaba cada 25 de mayo, fecha en la que coincidían el primer gobierno patrio y el aniversario de la asunción de Néstor Kirchner, en 2003.

LAS FOTOS

Embed