El secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellanos, vaticinó este lunes que es "inminente" un aumento en los precios de las naftas, pero una baja en los valores del gasoil.

"El aumento es inminente. El ministro (de Energía, Juan José) Aranguren anunció que iba a haber revisiones trimestrales, con lo cual las compañías están habilitadas para incrementar los precios, o para revisarlos, porque teóricamente hasta podrían bajar, pero en la práctica, según dijo el ministro, habría un incremento de algunos puntos porcentuales" en las naftas, puntualizó el dirigente.

En declaraciones a la prensa, Castellanos comentó que el miércoles último, en el marco de un encuentro con representantes del mercado de combustibles, Aranguren "dijo que, según los números que elaboró el Ministerio que encabeza, el gasoil debería bajar un 1,8 y, al mismo tiempo, los precios de las naftas subir un 0,6%".

"Eso, teniendo en cuenta la evolución del tipo de cambio y del precio del petróleo y también de los biocombustibles", añadió. Sobre la posibilidad de que se aplique una tasa municipal a la venta de combustibles, Castellanos evaluó que "es necesario" pero "en la práctica no se puede hacer".

En lo que va del año, los combustibles líquidos aumentaron solo una vez: fue en enero y el ajuste alcanzó al 8% promedio. La semana pasada, Aranguren recordó que en enero último "se firmó un acuerdo entre los productores y refinadores, por el cual el Estado nacional les propuso un mecanismo por el cual teníamos queacercarnos a los precios internacionales (del crudo)".

"A raíz de ese mecanismo, en el primer trimestre los números que nos dan a nosotros es que la nafta tendría una variación pequeña a la suba de 0,6% y el gasoil una variación interesante a la baja de 1,8%", explicó el ministro, en declaraciones a la prensa.

En esta nota