Deportivo Riestra, el club que maneja en el polémico abogado Víctor Stinfale, volvió a ser noticia por un nuevo escándalo deportivo. Luego de ascender envuelto en un hecho bochornoso, el 'Blanquinegro' debutó en la Primera B Nacional a las piñas contra Morón.

LEÉ MÁS: Lunati, desaforado por la victoria de River ante Wilstermann en la Copa Libertadores

Embed
http://www.eldestapeweb.com/lunati-desaforado-la-victoria-river-wilstermann-la-copa-libertadores-n33692

El elenco de Stinfale se llevó la victoria frente al 'Gallo' por 3 a 1, pero otra vez sus logros deportivos quedaron tapados por un conflicto en el campo de juego. Los jugadores de Morón se adjudicaron rápido un pique ofrecido por el árbitro y Matías Pardo aceleró para tratar de cambiar el resultado, aunque sin suerte, y la falta de "fair play" enojó a los rivales.

Embed

Los jugadores de Riestra se abalanzaron sobre el hombre del conjunto local y sus compañeros no tardaron en defenderlo. En pocos segundos el campo se llenó de allegados y colaboradores sumidos en una gresca.

Entre insultos, golpes y empujones, el árbitro intentó calmar las cosas, pero tuvieron que pasar varios minutos para reanudar el juego. En medio de la pelea, el entrenador de Morón, Walter Otta, golpeó en el rostro al preparador físico del rival y a un policía.

En la pasada temporada, Riestra había conseguido el ascenso a la B Nacional envuelto en escándalos, luego de que una invasión de campo provocada por un jugador suspendiera la final frente a Comunicaciones. Como resultado de esa actitud antideportiva, el 'Blanquinegro' sufrió el descuento de 20 puntos para esta campaña.

En esta nota