La sala I de la Cámara de Casación Penal otorgó la prisión domiciliaria al represor Miguel Etchecolatz, aunque no se hará efectiva aún ya que el ex director de Investigaciones de la policía bonaerense durante la dictadura posee otras causas pendientes por las que permanece bajo arresto en el hospital del penal de Ezeiza.

La decisión fue tomada en el marco de la causa denominada Pozo de Banfield y obtuvo 2 votos positivo contra uno negativo. La jueza Ana María Figueroa votó en contra de otorgarle el beneficio, mientras que Liliana Catucci y Eduardo Riggi aceptaron el planteo de los defensores del represor. El expediente pasará nuevamente al juez de primera instancia, Eduardo Kreplac.

LEER MÁS: Marcos Peña defendió la prisión domiciliaria a Etchecolatz

Aún así, Etchecolatz deberá continuar detenido ya que la semana pasada, la sala número 4 de la Cámara de Casación, le denegó la prisión domiciliaria en el marco de la causa por el centro clandestino de detención Infierno, ubicado en Avellaneda.

"Vamos en camino a la domiciliaria de todos los represores después del fallo de la Corte Suprema de hace dos semanas, con el aval que le dieron a las Cámaras de Casación. Sólo es cuestión de tiempo. No va a ser masiva de una sola vez sino que va a ser por goteo", advirtió la abogada Guadalupe Godoy, querellante en causas de derechos humanos.

"Esto tiene claramente el aval político del Gobierno y el consentimiento judicial que como vemos estaba esperando ese aval", aseguró la abogada, integrante de la Liga Argentina por los Derechos Humanos.

En esta nota