El Gobierno oficializó este miércoles la colocación de bonos de deuda por unos 2.750 millones de dólares a cien años de plazo. En el prospecto, aclaró que podrá rescatar el título "en cualquier momento", bajo condiciones leoninnas, y reconoció que el dinero será usado para financiar el gasto público y pagar deuda extern.

A través de la Resolución 97-E/2017 publicada este miércoles en el Boletín Oficial, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, dio detalles de la colocación de los bonos internacionales de la República Argentina en dólares estadounidenses.

"El destino de los fondos será la atención del servicio de la deuda y gastos no operativos de la Administración Nacional", dice la Resolución. En el artículo segundo, Caputo indica que la Argentina tendrá derecho, a su opción, a rescatar estos bonos "en forma total o parcial en cualquier momento o en forma periódica antes de su vencimiento".

Esto significa que el Gobierno reconoce que el dinero será destinado al pago de la deuda externa y financiar parte del gasto público, cuyo déficit incrementó por la rebaja impositiva a sectores de alto poder adquisitivo y la recesión, que afectó la recaudación.

Con respecto a la posibilidad de recompra, el Estado nacional podrá hacerlo los bonos en cualquier momento dentro del próximo siglo. Sin embargo, para eso deberá notificarlo con al menos 30 días de antelación y deberá abonar un "monto compensatorio" por el capital y los intereses remanentes, con una tasa de interés que definirán los propios bancos que hacen de intermediarios.

Confirmó el funcionario nacional que los bancos que se ocuparon de la colocación conjunta fueron el Citigroup Global Markets INC; HSBC Securities INC; Nomura Securities International INC; y Santander Investment Securities INC. Cobrarán una comisión del 0,12 por ciento, unos 3,3 millones de dólares.

Embed