El monto real de la "reparación" por lo robado a causa del pago de sobornos es un enigma. Para Odebrecht, se trata de 35 millones de dólares. Ése el monto que le ofreció al gobierno nacional como "resarcimiento", una cifra equivalente al de las coimas admitidas hasta ahora, sin ningún plus. Sin embargo, para distintos expertos que están asesorando a los funcionarios del Gobierno, la cifra es paupérrima.

Según consigna el diario La Nación, en el Poder Ejecutivo, el encargado de "sacar la cuenta" será el procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías, que trabajará apoyado por la Sindicatura General de la Nación (Sigen). En las próximas semanas buscarán determinar "el verdadero daño ocasionado al Estado durante los últimos diez años".

Se espera que Saravia Frías vaya más allá de la oferta que hizo Odebrecht y que contemple no sólo la coima admitida por la empresa constructora, sino también posibles sobreprecios, mediante una comparación con valores testigo de las obras.

"Habitualmente los sobornos se pagan para que la empresa resulte elegida en una licitación, pero también suelen tener como contracara un sobreprecio que tiene que ser tenido en cuenta", explicó al matutino una fuente judicial al tanto de una de las investigaciones del capítulo argentino del Lava Jato.

En esta nota