El consumo se retrajo un 4% en 2016 en relación con el año anterior debido a la inflación, que alcanzó el 41%. Ocho de cada diez familias debieron achicar sus gastos, según un estudio de Kantar Worldpanel.

Embed

Federico Filipponi, su director comercial, explicó que "en el primer semestre resignaron marcas de todos los sectores de consumo y buscaron canales más económicos sacrificando la experiencia de compra; en el segundo semestre además achicaron el tamaño de compra por primera vez en 12 años".

LEER MÁS: La estafa de Precios Transparentes: tarjetas cobran 70% el financiamiento

Ese 20% que no vio afectada su capacidad de consumo se concentró en el segmento "Alto+Medio", mientras que el resto de la pirámide hizo ajustes. En los sectores "Medio Bajo y Bajo Inferior" el ajuste fue por realizar compras más chicas, mientras que los niveles bajos optaron por concurrir menos veces a los diferentes canales de venta.

En cuanto a la repercusión en góndola, "se consumió menos de todo", revela el reporte reproducido en el portal Big Bang News. Siete de cada diez categorías perdieron volumen, pero fue el rubro de lácteos el más afectado con sus productos de valor agregado entre los que se encuentran leches cultivadas, leches líquidas infantiles y postres. En contraposición, fueron las sopas y pastas las que lograron crecer en el segmento de alimentos.

En esta nota