El ex presidente Barack Obama celebró este martes las recientes protestas contra el flamante gobierno de Donald Trump y rechazó "la noción de discriminar a los individuos debido a su fe o religión", en una clara referencia al veto migratorio de la Casa Blanca.

"Ciudadanos ejerciendo su derecho constitucional de reunión, organización y haciendo que sus voces sean escuchadas por los oficiales electos es exactamente lo que esperamos ver cuando los valores estadounidenses están en peligro", sentenció Obama en un comunicado difundido por su vocero oficial, Kevin Lewis y citado por la agencia de noticias EFE.

"En su discurso oficial final como presidente, (Obama) habló sobre el importante papel de los ciudadanos y cómo todos los estadounidenses tienen la responsabilidad de ser los guardianes de nuestra democracia, no sólo durante las elecciones, sino todos los días", agregó su vocero.

Además, Lewis destacó que "el (ex) presidente fundamentalmente no está de acuerdo con la noción de discriminar a los individuos debido a su fe o religión", una referencia poco velada al decreto que Trump firmó el viernes pasado para prohibir la entrada al país de refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, muchos de los cuales sufren conflictos armados.

Este veto migratorio provocó desde su primer día de ejecución, el sábado pasado, una ola de protestas masivas dentro y fuera de Estados Unidos y provocó el repudio de oficialistas, opositores y líderes extranjeros, inclusive de sus principales socios europeos y de las autoridades de los países de Medio Oriente y África afectados.