El fiscal federal Jorge Di Lello pidió que la Justicia tampoco apruebe los balances electorales 2015 de Sergio Massa (Alianza UNA), Margarita Stolbizer (Progresistas) y Nicolás del Caño (Frente de Izquierda), luego de que rechazara las de Mauricio Macri, Daniel Scioli y Adolfo Rodríguez Saá.

El funcionario se pronunció así ante la jueza electoral María Romilda Servini en base a las auditorías realizadas por la Cámara Nacional Electoral, que enumeraron decenas de inconsistencias en el financiamiento de la última campaña presidencial. A la espera de una nueva respuesta de los partidos, Di Lello pidió suspender la asignación de los fondos públicos que les corresponden para los comicios entrantes.

LEER MÁS: Una encuesta pone a Cambiemos tercero y preocupa a Casa Rosada

"Esta fiscalía entiende que las observaciones que se formularon a cada uno de ellos no han sido subsanadas en su debida forma", señaló Di Lello. En su presentación, el fiscal advirtió: "las alianzas no han podido demostrar de forma precisa el origen y el destino de los fondos recibidos"

Cambiemos, Frente para la Victoria, UNA y Compromiso Federal son los partidos con observaciones más complejas, según publicó el diario La Nación. Las objeciones incluyen falsos donantes, asesores fantasma, aporte indirecto de empresas y actos multitudinarios sin declarar.

Los partidos respondieron a los planteos, pero en la mayoría de los casos no pudieron justificar sus faltas. Progresistas y el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) tuvieron sólo algunas observaciones administrativas de menor calibre en las auditorías, si bien tampoco fueron aprobados sus gastos.

Después del pedido de Di Lello para que rechace el financiamiento electoral de todos los partidos, la jueza Servini todavía debe expedirse sobre los balances de las seis fuerzas políticas que participaron en 2015. La Cámara Electoral exigió que la resolución se concrete antes de las primarias de agosto.