La hija de Violeta Ortonalli y Edgardo Garnier es la nieta 126 que recuperó su identidad en la últimas horas. Durante la conferencia de prensa de Abuelas, la joven contó como vivió el proceso de descubrir que sus padres no eran los verdaderos y tener la gran sospecha de ser hija de desaparecidos durante la última dictadura cívico militar.

El lunes por la tarde, recibió un llamado de CONADI para darle la noticia de su identidad. Entre nervios y ansiedad, se dirigió al edificio junto a su compañera de trabajo. En las próximas horas, viajará a Entre Ríos para reencontrarse con su abuela paterna, con los compañeros de militancia de sus padres y con su familia para fundirse en ese abrazo que esperaron 40 años.

Embed

"Como dijo Estela, una vez que me enteré que no era hija biológica de mis padres, recurrí a Abuelas. Me enteré un sábado, me dijeron una vez fallecido mis viejos y el lunes siguiente ya estaba acá. Quería saber si era hija de desaparecidos por la fecha de nacimiento en plena dictadura, me dieron turno para sacarme los análisis, me los hice y a los días me dijeron que no había compatibilidad. Seguí mi vida pensando otra historia alternativa", relató la joven al contar cómo se entero de la verdad.

Y siguió: "Se me venían un montón de historias a la cabeza, no podría tener la certeza de nada y comencé a pensar que tendré que aprender vivir con esto. ¿Dónde iba a buscar? porque el parte de nacimiento había sido apócrifo y firmado por una persona que se encargaba de hacer manejos con los hijos de desaparecido y tráfico de bebe. Decidí seguir mi vida y tenia que aprender a vivir sin ese pedacito de rompecabezas que era tan importante".

LEÉ MÁS: Abuelas presentó a la nieta 126: "A nuestros nietos, acá solo les esperaba el amoroso abrigo de la verdad"

Hasta que el lunes a la mañana recibió la llamada de CONADI que le informaba que tenía información importante para darle: "Empecé a sospechar lo que podía ser. Me puse muy ansiosa y se lo conté a mis compañeros de trabajo. Una de mis compañeras que es amiga, me acompañó porque me dijo que no podía ir sola, y bueno nos tomamos el subte y fuimos hasta la CONADI y me enteré de la feliz noticia que todos saben".

"Estoy feliz. Plena. Ese rompecabeza está construido. Se me completó la vida y tengo una familia y una abuela hermosa", confesó la joven.

Y sentenció: "Esta vez no pudieron y el amor le ganó al odio. El amor es mas fuerte que el odio, siempre".