Shimon Peres, ex presidente y ex primer ministro de Israel, murió en la madrugada del miercoles a los 93 años, tras transitar una influyente carrera política durante siete décadas.

Nacido en Wiszniewo, Polonia, el 2 de agosto de 1923, Peres es el último sobreviviente de la generación de políticos que fundaron Israel en 1948.

Fue protagonista de la mayoría de los eventos importantes en la historia de Israel, desde la crisis de Suez a la adquisición de armas nucleares.

Peres fue elegido por primera vez en el Parlamento israelí (la Knesset), en 1959 y fue miembro durante 48 años, la carrera parlamentaria más extensa en la historia de un Parlamento.

Fue ministro en 12 gobiernos, asumió en dos ocasiones las funciones de primer ministro, y las de presidente del Estado entre el 2007 y 2014.

LEÉ MÁS: "Un represor argentino en el Estado de Israel"

Como director general del Ministerio de Defensa, Peres estuvo involucrado en la planificación inicial de la guerra de Suez en 1956, una contienda militar librada sobre territorio egipcio que implicó una alianza militar formada por el Reino Unido, Francia e Israel contra Egipto.

Se le atribuye ser el arquitecto del programa nuclear secreto de Israel, al negociar con la Francia del presidente Charles De Gaulle en 1959 la compra del primer reactor nuclear para Isarel.

Y es considerado el padre de los asentamientos israelíes en los territorios, mal llamados, "ocupados" palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza. En 1974 incentiva y funda el primer asentamiento en pleno corazón de la Cisjordania: Kdumim.

Aunque su figura será también recordada por su papel clave como un negociador en los tratados de paz con Jordania y Egipto.

Y como el jefe de la diplomacia israelí durante el proceso que condujo a la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993 y al nacimiento de la Autoridad Nacional Palestina al año siguiente, actividad por la que recibió el premio Nobel de la Paz junto con el entonces primer ministro, el asesinado Isaac Rabin, y el líder histórico palestino Yasser Arafat.

Aunque en gran parte un papel ceremonial, Peres llevó felicitaciones y un perfil más alto a la oficina y no ha tenido miedo de utilizarlo para criticar al primer ministro Benjamin Netanyahu.
Dejó el cargo de presidente de Israel en julio de 2014, a los 91 años.

A pesar de su edad, mantuvo una agenda activa del público, sobre todo a través del Centro Peres para la Paz, una ONG que promueve el acercamiento entre Israel y los palestinos desde 1996.

En esta nota