Los trabajadores del Yacimiento Carbonífero de Río Turbio, Santa Cruz, denuncian que el gobierno de Mauricio Macri busca privatizar la minera a través de un ajuste en el presupuesto que diagramó la intersindical conformada por los cuatro gremios que representan a los 3 mil trabajadores.

El presupuesto para el 2017 que reclaman los trabajadores es de 6.600 millones de pesos. "Pero el Gobierno nacional ha mandado un presupuesto un 50 por ciento más bajo", explicó el delegado de ATE en Río Turbio, Adonis Rojas. "Eso significa despidos y ajuste", denunció.

En Río Turbio hay una megausina que produce 240 mega batios, pero le falta un 10 por ciento para estar operativa. En óptimas condiciones, dicen los trabajadores, la usina puede abastecer hasta cuatro provincias y solucionar el problema energético. "Queremos dejar de ser mineros para ser vendedores de energía, para tener un valor agregado a nuestro mineral", afirmó Rojas.


"Si no invierten la plata que reclamamos quedaría un pueblo fantas,a y eliminaría a estos 40 mil habitantes que estamos haciendo Patria", reclamó. "Lleva un año parada porque vienen con un discurso mediático de la corrupción, y en realidad la tienen parada porque la quieren privatizar", lanzó Rojas.

Los mineros, quienes esperan desde hace años la puesta en marcha de la usina que transforme en energía la producción del yacimiento para abastecer el interconectado nacional, calificaron al gobierno de "neoliberal y de CEOs que propone un modelo agroganadero exportador, con un Estado ausente, donde la economía la determinen los mercados e intereses contrarios al pueblo trabajador, con el propósito vil de cumplir objetivos impuestos de los bancos internacionales, monopolios y grupos económicos concentrados".

Embed

En esta nota