Fue una mala semana para el empleo en el Conurbano Bonaerense. Una empresa textil cerró en el Morón y una PYME que fabricaba panificados en Pilar bajó la persiana. En ambos casos quedaron en la calle y sin indemnización los empleados que tomaron las plantas para resguardar su fuente de trabajo.

La textil Nueva Gente S.A, ubicada en la calle Carlos Pellegrini 1.655 en la ciudad de Morón, y cuya principal actividad era la confección de ropa para chicos cerró sus puertas. Los trabajadores se encontraron sin trabajo y sin indemnización a fin de mes.

Embed

Un informe de la Federación de Industrias Textiles (FITA) sostuvo que en marzo pasado, el 67 por ciento de las prendas del mercado son importadas y que, mientras las ventas caen, la compra de productos del extranjero no paran de aumentar. El ingreso de productos importados golpea la producción local.

LEER MÁS: Insólito: para el Gobierno, bajó el consumo porque "la gente ahorra más"

El otro cierre fue el de la empresa Dulcypas que tenía como principal actividad la elaboración de galletitas, pan dulce y budines.

De acuerdo al sitio Infogremiales, el sorpresivo cierre del establecimiento dejó sin su fuente de empleo a 27 trabajadores.

En el mes de mayo, las ventas en supermercados habían caído un 2,5 por ciento, un desplome que se mantuvo durante todo el 2016. La reducción del consumo llevó a una crisis que esta semana se graficó en el cierre de la compañía.

Con el respaldo del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación (STIA) iniciaron la toma de la fábrica para reclamar alguna explicación y la restitución a sus puestos de trabajo.