Los docentes que se acercaron al Congreso fueron fuertemente reprimidos con bastones por la policía que se apostaba fuera del edificio para impedir su movilización.

Los trabajadores habían acudido con guardapolvos blancos y alzaban las manos en señal de que buscaban protestar de forma pacífica.

Embed

Entre otros reclamos, pedían que se convoque a una paritaria nacional y que se aumente el ofrecimiento realizado a la provincia de Buenos Aires.

La represión se dio minutos después de que el presidente, Mauricio Macri, diera un discurso centrado en la búsqueda del diálogo.

El lunes y martes próximo no habrá clases en reclamo de que el Gobierno convoque a una paritaria nacional para discutir entre otras cosas, el salario, el plan lectivo del Ministerio de Educación y la formación docente.