La vicepresidenta Gabriela Michetti salió a respaldar públicamente al titular de la AFI, Gustavo Arribas, tras la reapertura de la causa de las coimas de Odebrecht en Argentina y las transferencias que recibió de un operador de la empresa brasileña. Sin embargo, la defensa que ensayó la funcionaria de su colega deja mucho que desear como tal.

Michetti compartió un encuentro bilateral con el embajador de Canadá, acompañada del ministro Rogelio Frigerio y el titular de la AFIP, Alberto Abad. Luego de la firma del compromiso, dialogó con la prensa y el tema Arribas salió a la luz.

A Michetti le pareció "raro" que Meirelles "se acuerde algunas cosas (sic) y de otras no"

"Lo importante es que los ciudadanos sepan que pueden tener absoluta tranquilidad, este Gobierno viene a luchar contra la corrupción, a transparentar las instituciones. No va a quedar nada en las sombras", afirmó Michetti en diálogo con Télam.

Embed

Sin embargo, la vice cometió un acto fallido que expuso a Arribas: "No sabemos por qué (el delator Leonardo Meirelles) justo se acuerda de algunas cosas y de otras no, es raro".

Michetti remarcó que "este señor (sic) es un arrepentido, el pagador de las coimas y fue parte de esta corrupción", motivo por el cual precisamente su testimonio adquiere importancia en la causa. "Su palabra es de una persona en esas condiciones", agregó.

Casi sin investigar, el juez Rodolfo Canicoba Corral sobreseyó a Arribas en la causa por cinco transferencias recibidas de Odebrecht en su cuenta radicada en Suiza. Pese a sostener que debía apelarse siempre, el fiscal de Cámara Germán Moldes decidió no hacerlo y de esta forma sostuvo el sobreseimiento en la instancia superior. Sin embargo, unos días después Meirelles dialogó con la Justicia argentina por otra causa judicial y allí reconoció que fueron no cinco, sino diez las transferencias que recibió Arribas por un monto cercano a los 850 mil dólares y que siempre que movió dinero éste tenía como objetivo el pago de coimas.