La Policía está desatada. Tras los recientes casos de represión a maestros, razzias en comedores y universidades ahora las fuerzas de seguridad salieron a hacer controles generales a la población en la provincia de Mendoza. Para eso, utilizan los datos biométricos, registrados a partir del nuevo DNI.

Según consignó el diario El Sol, de la provincia cuyana, la decisión llegó luego de la orden del gobernador radical Alfredo Cornejo de "sacarle el jugo" a la tecnología. El operativo tuvo lugar el pasado miércoles, impulsado por el Ministerio de Seguridad mendocino.

Embed

Los mismos son realizados por la Unidad de Acción Preventiva de la Policía con móviles recuperados de organizaciones vinculadas al narcotráfico, y personal de la UMAR. En el operativo, las fuerzas de seguridad demoran gente al azar y los obligan a colocar su dedo en un dispositivo electrónico para leer sus huellas digitales.

Embed