Una de las imágenes más vistas en la represión del lunes pasado, en el marco de protestas por la reforma previsional, fue la de un joven tirado en el piso con una herida importante en su abdomen. Luego, gracias a un video, se supo que oficiales de la Policía lo pisaron con una moto.

Se trata de Alejandro Pipi Rosado, de 19 años, atacado brutalmente mientras trabajaba en Yrigoyen y Tacuarí el pasado 18 de diciembre.

A través de un comunicado publicado en Facebook, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), informó que evoluciona favorablemente su estado de salud.

"Alejandro se constituirá como querellante frente al feroz ataque de las fuerzas de seguridad que lo agredieron, lo amedrentaron, lo arrojaron al piso, le pasaron por encima con una moto, le quemaron la pierna con el caño de escape y le dieron un escopetazo de perdigones de goma a menos de un metro de distancia que le dejó una herida de la que todavía está recuperándose, señaló.

"Agradecemos la solidaridad de las numerosas organizaciones y particulares que se preocuparon por su evolución y dieron sus valiosos testimonios sobre lo ocurrido. Desde el MTE exigimos justicia y por sobre todo destacamos la fuerza de él y de su familia para reponerse de una situación que pudo haber sido todavía más grave", sumó.

Embed