Miles de personas marcharon por las calles de Azul contra los despidos en la planta de Fabricaciones Militares FanAzul. El masivo reclamo ocurrió luego de que se diera a conocer oficialmente el cierre de la planta. Para calmar los ánimos, el interventor de la planta en representación del Ministerio de Defensa, Luis Riva, anunció que la semana próxima abrirán el diálogo para intentar incorporar a algunos trabajadores despedidos.

Según estimaciones delos organizadores de la marcha, unas 10 mil personas salieron a las calles de un pueblo con poco más de 50 mil habitantes. Desde Azul y pueblos aledaños, exigieron ante el municipio que se reabra la planta y se reincorpore a los más de 230 despedidos, quienes eran trabajadores con contratos que vencieron el 31 de diciembre.

FanAzul es un emblema de Azul y una de las fuentes de trabajo más importantes de la localidad. La fábrica otorga 14 millones de pesos mensuales a la zona por el pago a proveedores y salarios de trabajadores que motoriza el consumo interno.

Embed

En una entrevista por la radio, el interventor Riva había anunciado el cierre de la empresa porque "no cierra la ecuación". Las declaraciones desataron una serie de movilizaciones que llevaron a que el interventor tenga que recibir a delegados de FanAzul durante el jueves por la tarde en una reunión donde prometió que iban a evaluar la reincorporación de algunos despedidos.

En el encuentro, el interventor y el intendente, Hernán Bertellys, se anoticiaron de que por el despedido de los trabajadores técnicos de electricidad y mantenimiento, hay riesgos de “incendios y explosiones debido a que la falta de control rutinaria del predio Fabril queda librado al total descontrol”. También les comentaron que la falta de control del edificio 6-01 del predio podría llevar a que se produzca una reacción química por la falta de control de temperatura de los separadores y cristalizadores cargados con trinitrotolueno (TNT).

Embed

FanAzul fue creada en 1988 y se especializa en la fabricación de pólvora y explosivos. Emplea en total a 266 trabajadores, de los cuales sólo 20 están en planta permanente. En los últimos meses, la planta tuvo una drástica reducción de la producción, hasta su mínimo histórico. Desde ATE denunciaron que ahora los productores militares se compran desde el exterior.

En un intento desesperado por evitar el vaciamiento de la planta, el Concejo Deliberante de Azul declaró de interés patrimonial y social a FanAzul a principio de año.

Desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri, Fabricaciones Militares sufrió el cierre de proyectos sobre vagones, la suspensión del convenio con INVAP para la fabricación de radares, el acuerdo con Yacimientos Carboníferos de Río Turbio y una merma en la fabricación de pólvora tanto para la actividad privada como para el Estado.

En total, el ministerio de Defensa echó a 109 trabajadores de Fabricaciones Militares. La semana pasada hubo 35 despidos en la planta de Fray Luis Beltrán, donde a los propios trabajadores les hicieron leer el acta con el nombre de los despedidos. En la sede central, 15 fueron los echados, mientras que la anterior hubo 30 en la Fábrica de Villa María y 29 en Río Tercero.

LEER MÁS: Un despedido de FanAzul: "Van a traer de Israel y Chile lo que fabricábamos acá"