El escándalo por la asignación de rutas aéreas continúa creciendo y este miércoles sumó un nuevo capítulo: el fiscal Jorge Di Lello decidió imputar al coordinador del Gabinete económico, Mario Quintana, por sus estrechos vínculos con el socio de la firma FlyBondi, Richard Gluzman, en al menos 5 firmas.

El fiscal hizo lugar a la ampliación de denuncia presentada por el diputado Rodolfo Tailhade luego que se relevara el nexo entre Quintana y Gluzman, quien se desempeña como socio del hombre de máxima confianza de Mauricio Macri en al menos 5 firmas, pero que además figura como Director de Modernización de ACUMAR, lo cual complica aún más la situación, dado que figura "de los dos lados del mostrador" en esta operación.

LEER MÁS: El negocio perfecto: las pruebas que vinculan a Flybondi con funcionarios claves

El escándalo salió a la luz luego que el Gobierno le asignara, a través del ministerio de Transporte, 69 de las 99 rutas aéreas solicitadas por FlyBondi-la mayor ganadora detrás de Avianca- una firma que no cuenta siquiera con un avión entre sus filas y que mostró tener un capital accionario de sólo $100.000. Tras poner en el "freezer" la asignación de rutas en favor de la ex McAir, de la familia presidencial, Dietrich anunció que aprobaba las designadas en favor de FlyBondi, aunque lo dejaban en suspenso hasta que la firma pudiera comprobar capacidad técnica, es decir, que cuenta con las aeronaves suficientes para afrontar los viajes.

Embed

Además, a los vínculos entre Gluzman y Quintana revelados en El Destape, la semana pasada se sumó otro que expuso aún más a la firma: Gastón Parisier, otro de los socios e la low cost, comparte el directorio de la compañía Big Box con Lucas Werthein, quien desempeña funciones en el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA), el mismo que podría facilitarle el negocio a la empresa a través de una habilitación clave, dado que FlyBondi solicitó operar desde El Palomar, aeropuerto militar que debería ser aprobado por ORSNA para que se pueda explotar comercialmente.

Como si todo esto fuera poco, el pasado lunes, el escándalo FlyBondi escribió un nuevo capítulo que el gobierno intentó desactivar rápidamente, el sitio La Política Online reveló que Dietrich S.A, compañía de la familia del ministro de Transporte a cargo de la asignación de rutas aéreas, colocó hace tan sólo un año unos 100 millones de pesos en obligaciones negociables a través del Banco Supervielle donde Gluzman, se desempeña vicepresidente, lo que deja seriamente expuesto al ministro, quien había adelantado que no existía ningún tipo de conflicto de interés alrededor del caso.

En esta nota