La Curtiembre Espósito decidió cerrar sus puertas y envió más de 110 telegramas de despidos y suspensiones a su personal.

El sábado pasado los empleados del turno noche de esta curtiembre, ubicada en el partido bonaerense de Avellaneda, tomaron conocimiento de esta decisión.

Según señala el sitio InfoGremiales, fuentes cercanas a la empresa confirmaron que no transitaba sus mejores momentos, pero que en ese camino la idea era reducir salarios. Por ello habían, también, buscado quitar el presentismo que se había acordado a nivel establecimiento por sobre el convenio del Sindicato de Curtidores.


Desde el gremio están acompañando a los trabajadores y evalúan los pasos a tomar, mientras se abre un compás de espera para saber si se pagará, o no, la quincena correspondiente a septiembre.

Más allá de la caída de ventas que tuvo la industria, no hay en el Ministerio de Trabajo presentado un Preventivo de Crisis, ni tampoco está acreditada la crisis financiera.

En esta nota