Cientos de personas marcharon por las calles de Azul contra los despidos en la planta local de Fabricaciones Militares. Ese organismo estatal es el que más despidos sufrió hasta el momento en todo el país.

Luego de que el Gobierno diera a conocer oficialmente el cierre de la fábrica, cientos de vecinos de la ciudad de Azul y otras cercanas se movilizaron en apoyo a los empleados a los que a fines de 2017 no se les renovaron el contrato.

"Aprovechando que veníamos tan bien, nos acaban de suspender la reunión que teníamos prevista para hoy. Aparentemente dijeron que desde el ministerio de Defensa no autorizan al interventor a dialogar con nosotros", dijo al diario El Tiempo el delegado de los trabajadores de la planta, Juan Caece. Según consideró, "han redoblado un poco más la apuesta; es un poco más de la tomada de pelo que nos vienen haciendo desde hace un tiempo".

"Si me preguntan si me sorprende, digo que no. Verdaderamente de estos funcionarios de papel crepé que tenemos como dirigentes no nos sorprende nada No les importa, se van para atrás, vuelven a sus empresas, son todos CEOS. Luis Riva, que es integrante de una asociación católica de empresarios, me gustaría saber hace cuánto no se pega una vuelta por la iglesia", remarcó el delegado de los obreros de la planta local de Fabricaciones Militares. Agregó: "para nosotros no hubo fiestas; no hubo ni fin ni comienzo de año, es una continuidad de preocupación e incertidumbre que no cesa nunca".

LEER MÁS: Azul, la ciudad en crisis por los despidos donde Cambiemos arrasó en las elecciones

La movilización se dio en el marco de la convocatoria a un apagón en solidaridad con los despedidos de la planta de explosivos. "Azul: levántate y anda. Doscientas cincuenta familias miran a la comunidad y a sus dirigentes políticos e instituciones, totalmente anestesiadas ante el despojo de FANAZUL y el posible despido de sus 250 obreros y empleados. Por favor, ¡no nos dejemos robar una fábrica que tiene más de 70 años netamente azuleños!", se indicó a través de un comunicado.

Con 354 contratos no renovados al inicio de este año, Fabricaciones Militares es el organismo del Estado con más ajuste de personal hasta el momento. Entre las unidades productivas y la sede administrativa, al 31 de diciembre, empleaba a 2050 personas, de las que el 85% (1.674) eran contratadas, de acuerdo a un relevamiento de La Nación.