En el editorial del programa Cada Mañana, el conductor Marcelo Longobardi criticó la tensa situación generada durante los Martín Fierro de radio y apuntó directo a los cruces que se generan entre periodistas que piensan distinto: “Lo peor que nos puede pasar a los periodistas es caer en una suerte de policías políticos, señalando a tal o cual porque piensa de tal modo. Yo soy de todas las Coreas, del sur del norte del este del oeste o del medio, depende lo que se me ocurre pensar“.

En este sentido, el periodista lamentó la persecución que recae en periodistas que piensan diferente: "lamento que haya una caza de brujas porque tal laburó con éste o con aquel. Esto atenta contra la libertad del periodismo“.

Embed

En la misma línea, Longobardi criticó el tono del discurso de Leuco: “Alfredo es un cabrón y expresó de mal modo lo que Lanata o el propio Bravo habían dicho de un modo apropiado. Alfredo es un calentón y tiene ese modo de expresarse. Cada uno tiene su modo y él es así“.

Por último, el conductor se refirió al cierre de distintos medios de comunicación: “Se abren tres alternativas frente a esta historia: que el estado se haga cargo de la cuestión bajo el argumento de que hay que proteger la diversidad de opiniones, pero los argentinos ya pagamos por esto y hacerlo dos veces me parece mucho. Quedan dos posibilidades; que los medios desaparezcan o que alguien se haga cargo".