El paro general de la CGT se desarrolla con fuerza en todo el país. Al cese de actividades convocado por la central sindical se le sumó una serie de cortes de calle en los principales accesos a la Ciudad, impulsado por el sindicalismo combativo y los partidos de izquierda. El Gobierno prometió despejarlos.

La izquierda anunció ayer que iba a realizar varios cortes para garantizar el éxito del paro. La autopista Panamericana tiene 4 cortes, además de otros tantos en el Acceso Oeste, Puente PUeyrredón, Puente La Noria y Puente Alsina. También hay protestas en el centro porteño, donde se realizará un acto.

La CGT se despegó de esta iniciativa y consideró que los cortes "serán inocuos porque no habrá transporte". Por su parte, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, adelantó que "la idea" del Ejecutivo es "que no haya ningún tipo de bloqueo", para lo cual se establecieron "una serie de mecanismos para evitar que se corten los principales ingresos y egresos de la Ciudad" con el despliegue de "mucho personal de Gendarmería, Prefectura y Policía Federal".

Desde el Gobierno insiste en que aquel "que quiere parar o hacer valer su derecho a huelga puede hacerlo" pero que "bloquear los accesos es un delito", por lo cual actuará para que no se cierren los accesos.

Nicolás Del Caño, candidato a diputado nacional por la provincian de Buenos Aires del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), que integra el FIT, aclaró este miércoles que hace "responsables a los Gobiernos nacional, bonaerense y porteños de cualquier tipo de hecho de violencia" que se pueda generar en las manifestaciones.

Embed