Desde la Iglesia católica de Santa Fe, que preside el arzobispo Juan José Arancedo, mandaron a callar al párroco de la ciudad de San Javier, Sergio Capocetti, después de que refutó en público a la diputada del PRO Gisella Scaglia, a quien llamó “mentirosa” porque ella había negado los recortes del gobierno de Mauricio Macri a los planes Remediar y Materno Infantil.

“Me dijeron que no conteste a nadie, que corte esta discusión”, dijo el cura. Y atribuyó la orden al “miedo” de la jerarquía católica a los ataques y operativos del macrismo. “Creo que pasa por ahí. Hay miedo porque después atacan por otro lado. Uno denuncia esto y después atacan por otra cosa”, reveló el sacerdote.

Capoccetti había irrumpido en la radio local 98.9, cuando Scaglia hablaba de economía y la actualidad de la Argentina.

"Cortaron el plan materno infantil. Decí la verdad, lo cortaron. Están mintiendo. El Plan Remediar también lo cortaron. Que digan la verdad a la gente", afirmó Capoccetti, para contradecir a la diputada Scaglia que decía que la economía crece.

Capocetti.mp3

Luego del cruce, Capoccetti escribió un comentario en su muro de Facebook, pero después no volvió a tratar el tema, hecho que extrañó a algunos de sus fieles seguidos, debido a que lo consideran un asiduo publicador en redes.

LEER MÁS: Sacerdote irrumpió en una entrevista a una diputada del PRO: "Dejá de mentir"