"El camino político de Mauricio Macri es muy estrecho. Al Presidente no le sobra nada. Se le nota con sólo chequear su discurso en la sesión ordinaria de ayer. Viene caminando por la cornisa desde que tomó la decisión de enfrentar al peronismo y ganar. Pero ganó con lo mínimo y necesario. Y también mucha suerte". Así arranca el editorial del periodista Luis Majul sobre la presentación que hizo el jefe de Estado en el Congreso.

Al columnista del diario La Nación se lo lee decepcionado con la gestión de Macri y, en ese sentido, realizó un análisis muy crítico sobre el jefe de Estado. Pero en post de que "cambie" y mejore de cara a las elecciones de octubre, le aconsejó "trabajar el doble o el triple" para que "los argentinos crean que Cambiemos es algo más que una sigla o una marca electoral".

"Lo único que viene evitando una caída de su imagen y de votos todavía mayor es la memoria reciente del enorme daño que le hicieron al país tantos años consecutivos de populismo y relato kirchnerista. Y, como se sabe, en la Argentina la memoria es corta y las tragedias suelen repetirse una y otra vez", afirma Majul, fiel a su estilo siendo lapidario con las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner.

Pero también le sugiere a Macri que "cada mañana debería recordar cómo llegó, para que ni la soberbia ni la ingenuidad política terminen desmoronando un proyecto que él mismo sueña de ocho años".

"Debería -continúa- dejar de repetir que tiene el mejor equipo de la historia, porque el nuevo relato populista está convenciendo, de a poco, a millones de votantes, que un gobierno de CEO, amigos y parientes es lo peor que le puede pasar a un país gobernado por un presidente cuyo padre fue considerado como uno de Los Dueños de la Argentina".

Y, por si no le queda en claro al Presidente, lo insta a "comprender, cuanto antes, que una victoria en las próximas legislativas de octubre no le dará, necesariamente, más legitimidad y más poder para aprobar las leyes que necesita, pero que una derrota en la Provincia podría poner en riesgo su gobernabilidad. Y debería, Macri, además, modificar su desmesurado optimismo por el realismo más puro y más cruel".

En esta nota